Elena Butterini


Email: lennoncna@gmail.com
Elena Butterini
Últimos textos publicados
Reminiscencias
EFEMÉRIDES

Al 2013 le corresponde conmemorar el aniversario del nacimiento de muchos gigantes:

 


Boccaccio

Yéndonos muy atrás en el tiempo, nos encontramos con el humanista italiano Boccaccio, autor de la colección de cuentos que constituye su famoso Decamerón –llevada después al cine por Pasolini-, en el que se encuentra su memorable cita: “Mejor es hacer algo y arrepentirse, que arrepentirse de no haberlo hecho”. Calificado de genio y maestro de novelistas por los mayores críticos, Giovanni Boccaccio, nacido hace ahora 700 años (junio/julio de 1313), es, a la prosa italiana, lo que Dante y Petrarca a la poesía. La influencia de su obra es indiscutible en la literatura castellana del siglo XV y en la europea del XVI.

 



Diderot

Celebramos también los 300 años del nacimiento de Denis Diderot (5 de octubre de 1713), escritor y filósofo ilustrado francés de referencia que, junto con d´Alembert, elaboró la insigne Encyclopédie, una de las obras cumbre del siglo XVIII que engloba una impresionante manufactura de conocimientos, en la que participaron escritores como Voltaire, Montesquieu, Rousseau o Adam Smith. Víctima del descuido como autor individual entre sus contemporáneos, fueron Goethe, Hegel y los románticos quienes avivaron la llama de su grandeza y propiciaron su difusión en el extranjero. Además de la obra clásica Diderot, del estadounidense Arthur M. Wilson (1972), precisamente este año ha emergido una nueva biografía del enciclopedista, escrita por Gerhardt Stenger: Diderot, le combattant de la liberté.

 



LaurenceSterne

De la misma quinta es el escritor Laurence Sterne (24 de noviembre de 1713), aludido constantemente como “humorista inglés”, ya que vivió muchos años en Inglaterra, pero irlandés de nacimiento –por algún motivo oculto, la historia se ha empeñado en ensalzar la literatura inglesa y anublar las solemnes figuras del país vecino, tierra de sabios, esa isla de tréboles que ha concentrado el mayor número de talentosos literatos por metro cuadrado. Este sacerdote de excéntricos sermones y vida disipada, admirador de Cervantes y Rabelais, es incuestionablemente, uno de los comediógrafos y ensayistas más renovadores y acreditados de la literatura. El “gran maestro del equívoco” y “el escritor más libre de todos los tiempos”, según Nietzsche, compuso una colección de libros llena de inventiva, ensueño, humor y melancolía. Su título más conocido es el extraordinario La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy; en él, su protagonista no quiere nacer porque no quiere morir, y Sterne logra que, a punto de la risotada, al lector absorto le caiga una pizca de lágrima. No obstante, han sido grandes escritores de la talla de Woolf, Borges o Cortázar, quienes han propiciado su reconocimiento a nivel mundial de que goza hoy en día, al señalar cómo las líneas del impúdico capellán habían influido en su obra. La Sociedad de Amigos de Laurence Sterne se reúne en un restaurante de las afueras de Barcelona cada 24 de noviembre para festejar el nacimiento de este gran escritor, originario de Clonmel (Irlanda), sin nada que rivalizar con los adeptos de James Joyce (el más grande novelista del siglo XX, cómo no, también irlandés), que desayunan cada 16 de junio té en su honor. El mesón barcelonés en cuestión se llama, evidentemente, Cronmel, dado que lo regenta un oriundo de esa localidad irlandesa, un individuo que, curiosamente, jamás ha saboreado ni se ha encandilado con Sterne.

 


JoseMarti

En la calle Paula de La Habana venía al mundo José Martí un 28 de enero de 1853, hace ahora 160 años. Se le suele recordar por ser el creador del Partido Revolucionario Cubano y por organizar la Guerra del 95, pero lo cierto es que este pensador cubano de origen español fue periodista, ensayista, poeta y filósofo, destacado también en su obra epistolar. Algunos especialistas no le han concedido la importancia que merece, cuando fue uno de los precursores, junto con Rubén Darío, del movimiento modernista, y armó una ingente y original obra de creación literaria. Mencionar sus populares Versos sencillos tal vez, de entrada, cae en saco roto; nada que ver si lo que hacemos es evocar una de las primeras estrofas, que baila así: “Yo soy un hombre sincero / de donde crece la palma, / y antes de morirme quiero / echar mis versos del alma…”.




LawrencedeArabia

Hace 125 años nacía Thomas Edward Lawrence (Gales, 16 de agosto de 1888), más conocido como Lawrence de Arabia, aventurero, militar y arqueólogo, recordado por su papel de enlace durante la revuelta árabe contra los turcos durante la I Guerra Mundial. La superproducción de David Lean que lleva como título el mismo nombre, de 1962, constituye ya una epopeya indispensable entre las clásicas, y engrandeció aun más la notabilidad de Lawrence en la historia. No tan relevante fue, quizá, la labor literaria de este personaje enigmático. El argumento de la cinta de Lean está basado en la obra más conocida del prosista, Los siete pilares de la sabiduría, un relato a modo de crónica autobiográfica en el que trató de transmitir todo su conocimiento sobre la cultura oriental al narrar sus andanzas por el norte de África y por Oriente Medio.

 


T.S.Eliot

El mismo lapso de tiempo ha pasado desde que naciera Thomas Stearns Eliot, T. S. Eliot (26 de septiembre de 1888), quien coronó la poesía inglesa del siglo XX. Poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense, el pequeño Eliot sintió una profunda inclinación por la literatura bastante prematura; influyó en él la afición literaria de su madre, Charlotte, así como el hecho de que algunos problemas físicos que sufrió de niño le llevaron a refugiarse en los libros y llegar incluso a obsesionarse, embaucado siempre por las páginas del Salvaje Oeste o de Tom Sawyer. Bajo el influjo de Fitzgerald, Dante, de los simbolistas franceses y los poetas metafísicos ingleses, en 1922 aparece el poema que le haría mundialmente célebre, La tierra baldía, del que se dice expone brillantemente la aflicción de la generación que había padecido la I Guerra Mundial. Sin embargo, el libro que tanto la crítica como él mismo consideraron su obra maestra fue Cuatro Cuartetos: cuatro poemas de meditación filosófica, colmados de misticismo, que, a modo de ensayo, ahondan en el tema de la naturaleza del tiempo y su relación con el ser humano. Estos versos le granjearon el Premio Nobel de Literatura en 1948.

 

 

viernes, 7 de junio de 2013.
 
Archivo
   Textos del 7 al 30
 
 
 
 
   Textos del 31 al 103