DONDE LAS PALABRAS SE QUEDAN CORTAS

"El Sur", homenaje a Enrique Morente

|

«El cante empieza a nacerle a uno de eso, de oír cantar a los demás en su pueblo, de oír cantar a la gente en su tierra. Grupos de gentes que los oyes que se reúnen en una taberna y que empiezan a cantar y que los oyes tú y que empiezas a cantar también: oyes que en las fiestas familiares todo el mundo canta y todo el mundo bebe, todo el mundo baila y... Aparte de eso, necesitas una técnica, necesitas una escuela, necesitas aprender. Para eso, la principal ayuda es la afición y después, el sentido para saber de quién hay que aprender y de qué fuentes, dónde está lo bueno. 

Entonces te vas». 


Enrique Morente.



Cuántos y tan buenos homenajes desde su fallecimiento, 4 años hace este otoño (13 diciembre), se le han hecho a Morente. Y si, con especial enaltecimiento recuerdo y disfruto lo mucho que se ha volcado el mundo de la música por honrar al Maestro...




... con sentida ilusión recibo que sea ahora el mundo de la danza el que le agradezca lo mucho que su figura en todos los ámbitos, ha supuesto. Que aquellos que, lejos de entonar, marcan y expresan los latidos de su corazón a golpe de movimientos, se agiten hoy para darle las gracias en mayúsculas por tanto sentimiento. 






- La esencia más auténtica de "EL SUR" -


“Más que un lugar físico, El Sur es un sentimiento que surge de un encuentro mágico en Granada a los pies de la Alhambra con el maestro Morente. Esa noche de luna llena se gestó este espectáculo, fruto de la complicidad y la admiración. Así nació una coreografía que desprende arte y pasión”. 


Víctor Ullate. 




Revolución fue el nombre que escribió Morente en la historia de su cante. Modernidad la que supo hacer convivir apegada al clasicismo de una tradición tan arraigada como a la que él se dedicó. Amistad en mayúsculas, resaltaron en su día los muchos que tanto y tan bien le conocieron.





Entiendo al ver la representación que hoy acoge los Teatros del Canal, que han sido estos los componentes responsables de que sea Víctor Ullate y no otro, quien se atreva a dedicarle una obra-homenaje. Mejor dicho, la compañía que él dirige.


victor_ullateJaleosRaulMontes2

 


Fruto de un encuentro y de un perfecto regalo, el que un día Enrique Morente le hizo a Víctor Ullate, nace tan sentido homenaje. El que hoy este maestro de bailarines le devuelve al profeta y preceptor del cante flamenco.



A su música le añade movimiento. A las ganas de reír y llorar, por lo que las voces de padre e hija dibujan con palabras, se suman nuevos cuerpos. Y en el espacio de complicidad, raza y pasión que pocos como Morente alcanzan a crear con mi propio "yo" (con cualquiera que sea el que le escuche con merecida atención), se cuela esta disciplina. Aplaudida redención y tributo ante la figura de indiscutible genio de la canción, le retorna con especial sensibilidad lo que es suyo. Su magia. 




- Con voz de Enrique y Estrella, prosa de Lorca, coreografía de Ullate, resurge con más garra si cabe otra figura, la de Josué -



AprstoiAngeloRedaelli




Por sus venas también corre arte a manantiales, lo hace claro está, en forma de danza. No falto de la técnica que los suyos le han inculcado, el mediano de los Ullate-Roche sabe que al desnudarse en el frío escenario de un teatro, lo que viste el alma de un buen bailarín son los aplausos del público, y esos (si bien más en este caso) sólo se consiguen con la fuerza del transmitir. 



No ha debido ser fácil cerrar esta pieza que tantos y tan buenos nombres introducen, menos aún con la alargada sombra que allá donde se escriba su nombre, el de Enrique Morente, hoy se forma. Pero qué bien lo ha defendido Josué Ullate. 


Muestra sin igual ésta de que allá donde las palabras se quedan cortas, siempre habrá otra forma de representarlo todo. 



Felicidades y ahora sí, Gracias y Hasta Siempre Maestro. 


      

Sin Comentarios

Escribe tu comentario



No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.